« Home | Frases » | Mundo raro » | Cuentas regresivas » | Efectos de la publicidad oficial » | Pobreza y Dignidad » | Desarmando lo armado » | Cine latinoamericano » | Más Estado » | Esfuerzo vs. Creatividad » | Thoureu y la libertad en serio » 

26 junio 2006 

Financiamiento de los partidos políticos

¿Por qué el Estado tiene que financiar las actividades de los partidos políticos?

Desde mi punto de vista, los partidos políticos deberían ser financiados solamente por aquellos que comulgan con sus ideología/lineamientos generales.

Me resulta sumamente irritante que utilicen los impuestos que pago para darle combustible a ideas políticas que desprecio: ¿por qué el comunismo tiene que vivir gracias a mi? ¿Por qué el partido de Patti tiene el derecho de recibir MI dinero? Y, en mi caso, la lista sería bastante larga...

El financiamiento estatal de la política no tiene como objetivo "preservar la Democracia", sino garantizar la existencia de los partidos tradicionales, que es algo muy distinto.

Este tipo de financiamente es la causa de que en Argentina no surjan fuerzas políticas con nuevas ideas. Es un sistema que promueve el status quo: ningún partido busca calidad en sus propuestas, sino simplemente mantener la estructura de su fuerza política. Y ya se sabe cuál es el resultado de eso.

No hay que temerle al financiamiento totalmente privado de la política: sin lugar a dudas sería muchísimo más sano, más democrático y más justo que el estatal.

Comparto lo que dices sobre el financiamiento público de los partidos políticos. Pero creo que en Argentina no surgen fuerzas políticas con nuevas ideas por varios motivos, entre ellos el que mencionas. Tal vez el más serio sea las trabas de ingreso que existen en el sistema. Hay requisitos para la creación de partidos políticos nuevos y está severamente limitada la participación de candidatos independientes o apartidarlos. En los hechos, los partidos políticos tienen el monopolio de la participación política, sobre todo después de su consagración como instituciones de la república en la reforma constitucional de 1994.

Luis, me parece que más allá de los impedimentos formales/burocráticos, el tema del financiamento es la clave. Está todo armado para que la "torta" se divida entre los mismos de siempre.

Me parece que la única solución de fondo es que el financiamiento esté a cargo exclusivamente de la sociedad civil y en forma voluntaria. El resto de las trabas son salvables.

Martín, coincido plenamente con vos, pero también se por experiencia cercana que, lamentablemente, es difícil que empresas privadas se larguen a financiar a aquellos partidos con los que pueden tener una afinidad ideológica por temor a las represalias que pueden sufrir de parte de quienes acceden al gobierno (que generalmente no están muy de acuerdo con que se financie a una potencial oposición, y por eso prefieren reservarse el manejo de la torta).

Yo también creo que la solución de fondo es que el financiamiento esté a cargo exclusivamente de la sociedad civil y en forma voluntaria.
Me gustaría ver que los fondos que se destinan desde el Estado a los partidos políticos sean correctamente utilizados en educación y salud.

Publicar un comentario